Cuando duermes bien normalmente eres más productiva/o, aumenta tu rendimiento en el gimnasio, te concentras más fácilmente, incluso eres una persona más positiva. Sin embargo, aproximadamente un 11% de los adultos dicen que no duermen bien la mayoría de las noches.

No poder dormir bien durante la noche puede tener múltiples causas, entre ellas pueden estar el calorón que empieza durante la primavera o los mosquitos que se cuelan por las ventanas durante el verano. Pero para los mosquitos ya tenemos publicada la receta de un repelente casero para ahuyentarlos.

Afortunadamente existen algunas acciones que puedes considerar para ayudarte a dormir profundamente cada noche. En este artículo te dará algunas recomendaciones que puedes seguir para mejorar tu calidad del sueño nocturno.

Elige un colchón de acuerdo a tus necesidades

Tener un buen colchón es una de las partes más importantes para ayudarte a dormir profundamente, muchas veces se descuida esta situación y terminas comprando el colchón más barato que encuentras en la tienda o no quieres comprar uno nuevo porque “son muy caros”.

Un buen colchón además de ser cómodo, también debe brindarte un buen soporte para tu cuerpo. Existen de diferentes materiales, como espuma, resortes, de agua, híbridos, etc. La elección del colchón que necesitas dependerá de tus propias necesidades; ya que cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas.

Durmiendo en un buen colchon
Durmiendo en un buen colchón

Independientemente del tipo de colchón que prefieras, es importante que cuando compres un nuevo colchón tengas en cuenta la posición en la que duermes normalmente. Es decir, si la mayoría del tiempo duermes boca abajo, tu mejor opción es elegir un colchón blando.

Mientras que si acostumbras dormir boca arriba, necesitarás un colchón más firme. Claro que tampoco debes olvidar que el colchón debe ser de un tamaño adecuado para ti y tu pareja.

Recomendado: Cómo mantener limpio un colchón

Crea un ambiente adecuado

Que tengas un buen entorno para dormir también es otra parte bastante importante para que mejores tu calidad del sueño por la noche.

Un buen entorno para dormir debe tener una iluminación adecuada en la habitación, además debe ser silenciosa. Por supuesto, no debes olvidar que la almohada y las sabanas también son muy importantes para crear un mejor ambiente de sueño.

Mientras más oscuro y silencioso sea tu dormitorio, te será mucho más fácil dormir profundamente todas las noches.

Cuando la luz y el sonido del exterior son molestos puedes considerar cambiar las cortinas por unas más opacas para evitar que entre la luz de la calle o usar un antifaz para dormir. Ponerte tapones en los oídos para anular el ruido de una calle muy transitada.

Un dormitorio con una temperatura adecuada también es importante para ayudarte a dormir mejor, esto puede representar un verdadero reto sobre todo en la temporada de calor. Porque en el invierno solo usas más cobertores y resuelves el problema.

Pero en el verano es un desafío tratar de dormir con el calorón y una zona muy ruidosa, ya que si abres las ventanas, entonces el ruido excesivo podría perturbar tu sueño.

Crea una rutina antes de acostarte

Las actividades que haces antes de irte a dormir tienen un impacto positivo o negativo en tu calidad del sueño. Por ejemplo, te costará más trabajo poder conciliar el suelo después de ver una película de acción o de terror con un volumen alto.

Mejor intenta desarrollar una rutina para desestresarte y relajarte antes acostarte; ya que mientras más relajada/o estés, más fácil y rápido podrás conciliar el sueño y por su puesto permanecer dormida/o durante más tiempo.

Algunas actividades que puedes hacer para relajarte y prepararte para dormir son:

  • Leer
  • Bañarte
  • Hacer meditación
  • Escuchar música relajante
  • Hacer un poco de yoga
Crea una rutina para dormir
Crea una rutina para dormir

También es importante que reduzcas el tiempo que pasas frente al celular o la computadora antes de acostarte, o en el último de los casos, debes bajar el brillo al máximo.

Además, si cenas muy tarde en la noche, procura que sea una comida ligera, debes evitar las comidas picantes, grasosas y los carbohidratos, ya que podrían provocarte indigestión.

Espero que alguno de estos consejos pueda ayudarte a conciliar mejor el sueño y puedas dormir como un bebé durante la mayor parte de las noches.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *